Recibe nuestra información en tu correo

Al inscribirte a nuestro newsletter, recibirás nuestras fechas de cursos, tips, artículos y notas de interés directamente en tu correo electrónico.

Síguenos en:

Grupo Esco en Facebook    Grupo Esco en Twitter    RSS Noticias y articulos en Grupo Esco

Regístrate en el Newsletter

Para ver este contenido se requiere Flash Player 9

La primavera y el renacer de la conciencia

Publicado el 14/03/11 3 Comentarios

Sandra Ocampo y Ana Ocampo

Aunque por cuestiones religiosas la mayoría de las culturas empecemos  el año en invierno, la sabiduría de los pueblos ancestrales marca el  inicia del  año junto con el equinoccio de primavera, (entre el 20 y el 21 de marzo en el hemisferio norte y entre el 22 y el 23 de septiembre en el hemisferio sur).  El término “primavera” proviene de prima (primer) y vera (verdor), simboliza el renacer.

Gran parte de las religiones antiguas, como la griega consideran a la primavera la estación del renacimiento. La leyenda de Perséfone   explica bellamente ese despertar y dormir de la vida. En china, la Fiesta de la Primavera se llama “Chun Jie” y también se conoce como “Guonian”, o sobrevivir a “Nian”. Se trata de una festividad antiquísima que tiene su origen en los rituales con que se veneraba a las divinidades y a los antepasados.  Para algunos pueblos eslavos y escandinavos, los templos consagrados a sus dioses eran bosques, lagos y árboles sagrados y para todos estos pueblos la primavera era algo festivo, digno de celebrar.

Tiene sentido iniciar el año en primavera; en el invierno la tierra duerme y nuestro propio metabolismo se torna más lento, mientras que en la primavera la fuerza vital está otra vez en la tierra. Es la época de la fertilidad, de florecer, de sembrar las semillas que más adelante darán frutos.  Los días son largos y la cantidad de luz es mayor, lo que tiene un impacto en el torrente sanguíneo y constituye en el hombre, según dice un  artículo publicado en el Diario Asturiano “La Nueva España”, un estímulo endócrino, que a través de la hipófisis y probablemente de la epífisis, cambia -sólo ligeramente- algunos de nuestros comportamientos y sensaciones, tornándonos más proclives al contacto social y amoroso.

La naturaleza tiene ciclos. En invierno los árboles muestran desnudez de hojas, las orugas se entregan a un prolongado sueño dentro de una crisálida, del rosal no quedan ni las espinas y entonces,  después de una larga etapa de silencio y quietud,  mágicamente todo resurge: de las ramas secas nacen nuevos brotes que  pronto se llenan de hojas y flores, de la crisálida emerge una criatura elegante, con alas de colores y capaz de volar para ver el mundo de una perspectiva muy diferente a la de un gusano.

¿A qué nos invita la naturaleza? ¿Tiene algún sentido cambiar de piel y modificar nuestra estructura para,  de una manera distinta,  volver a dar frutos? ¿Cuál es la ganancia de transformarse y ver el mundo de manera diferente? ¿Soy consciente del ser que estoy siendo y de las posibilidades de transformación que tengo? El coaching busca despertar la conciencia psicológica y espiritual, para que, tal como pasa con la naturaleza en primavera,  puedas renovarte.

La conciencia  es la capacidad de indagar el sentido único y particular, oculto en cada experiencia de nuestras vidas. Víktor Frankl  dice que la conciencia es específicamente humana y nos diferencia de cualquier ser viviente.

El psicólogo Geerhard Adler en Studies in Analytical Psychology, define a la conciencia como “Nuestras leyes internas, morales y éticas; nuestra voz interior, o como se quiera denominar a estos factores a priori de la psique humana… son manifestaciones del Yo”.

Para una gran mayoría de seres humanos,  llegar a ser una persona auténtica, congruente, capaz de disfrutar y sufrir con sentido, es un propósito fundamental; lograrlo, requiere escuchar “la voz de la conciencia”, acceder al mensaje auténtico y sabio que surge de lo más profundo del ser humano. Como dice Elisabeth Lukas, la conciencia es la brújula para vivir la vida con sentido y  por tanto,  para encontrarnos a nosotros mismos.

Entonces ¿qué sentido tiene la primavera en mi vida? ¿Cuál es mi invierno, mi etapa de silencio y reflexión? ¿Cuándo comienza el año para mí? ¿Qué y en qué me puedo transformar para tener cambios radicales en mi vida? ¿Cuál es mi etapa de renacer? ¿Lo he hecho alguna vez? ¿Estoy consciente de lo que ocurre a mí alrededor y cómo me afecta? ¿Qué sentido tiene para mí la llegada de la primavera?

3 Comentarios

  1. norma lopez dice:
    Miércoles, junio 22, 2011 at 8:43pm

    que es renaser quisiera saber mas para que me sirve cuanto cuesta, cuando, etc.

    Responder

  2. Luis Peñuñuri dice:
    Martes, marzo 15, 2011 at 12:41pm

    Cierto, el cuerpo que tenemos responde no solo a la temperatura, por la viscosidad de nuestra sangre, también como los primitivos reptiles tenemos una respuesta a los fotoperíodos y la primavera aumenta sus horas de luz solar, lo que hace que funcione mejor nuetro cuerpo, aumenta el calor, mejora la viscosidad en la sangre haciendose más fluida, aumenta nuestra oxigenación por consecuencia, nuestro metabolismo, las hormonas se distribuyen mejor y nuestro reloj biólogico y ciclo circadiano cambian por la época de más alimento que viene en nuestro entorno por razón natural. Esto nos despierta más sexualmente y aunque ya no somos reptiles tenemos más lívido y esto es parte intrínseca de nosotros, nos pone más activos, las mujeres coquetean más, exponen sus pechos, los brazos, las piernas, los varones más prmitivos respondemos a estos estímulos y parecemos sementales reprimidos en nuestra actividad natural que es la de procrear y preservar la especie, creen o no creen en esto? y por cierto la actividad se desenvuelve más rápido en nuestras mentes y físicamente lo que nos hace mejorar la circulación de endorfinas através del ejercico físico y nos pone más propensos a un mejor estado de animo y a ver las cosas de una manera más alegre. Hay mucho más que decir y lo mejor es que esta alegria la expresamos como amor, a la vida, a nuestra pareja, a los hijos, a nuestros padres, a los amigos,a todas nuestras actividades en general y vemos posibilidades en donde no las veiamos y creamos nuevas alternativas de vida, de relaciones y de esperanza.

    Responder

  3. Ivonne dice:
    Martes, marzo 15, 2011 at 12:06pm

    Hola buenas tardes. Me parece todo esto muy interesante. Habrá conferencias o pláticas??’ Ahora que ya viene el inicio de la primavera. O de cualquier otro tema.
    gracias, quedo en espera de sus comentarios.
    Atte.
    Ivonne*

    Responder

Escribe un comentario

Tú email es confidencial. Los campos requeridos están marcados con *

  1. *