Recibe nuestra información en tu correo

Al inscribirte a nuestro newsletter, recibirás nuestras fechas de cursos, tips, artículos y notas de interés directamente en tu correo electrónico.

Síguenos en:

Grupo Esco en Facebook    Grupo Esco en Twitter    RSS Noticias y articulos en Grupo Esco

Regístrate en el Newsletter

Para ver este contenido se requiere Flash Player 9

¿Metas o propósitos?

Publicado el 07/01/11 1 Comentario

Por Ana Ocampo

El inicio del año representa una oportunidad para renovarnos, cambiar  lo que  limita nuestro crecimiento y prepararnos para alcanzar nuestros más queridos sueños, por lo que muchos rituales de la celebración del año nuevo incluyen escribir al menos 10 propósitos. Por desgracia, para muchos de nosotros la experiencia nos recuerda que la mayoría de esos propósitos  terminan por ser olvidados.

¿Qué nos impide lograr nuestros deseos? Seguramente has escuchado que “Querer es poder”, sin embargo querer no es suficiente. Tener “buenos propósitos” es apenas la primera parte, la segunda e igualmente importante, es traducir esos deseos en metas que promuevan  la movilización de  recursos, tanto conscientes como inconscientes y que a diferencia de los propósitos sean específicas, cuenten con indicadores, establezcan compromisos, auditen  recursos, revisen su impacto en otras áreas de nuestra vida y queden registradas en un plan de acción.

Para establecer metas significativas, comienza por preguntarte ¿Es esto realmente importante para mí? ¿Tiene algún sentido en mi vida? Mi actual forma de ser, ¿qué beneficios me aporta? ¿Estoy dispuesto a renunciar a ello por alcanzar lo otro? ¿Mi motivación es interna o externa? ¿Busco “darle gusto” a alguien más? ¿Genuinamente me comprometo al cambio? Si lo logro, ¿en quién me convierto? ¿Cómo afecta a mis seres queridos el logro de mi meta? ¿Qué impacto tiene en mis diferentes entornos? ¿A qué tengo que renunciar para lograrlo?

La respuesta a estas preguntas te permite “darte cuenta” cuál es la ganancia secundaria de tu actual forma de actuar, si la necesidad del cambio es tuya o refleja las expectativas de alguien más, así como evaluar la medida de tu compromiso.

Para continuar, establece con claridad lo que quieres lograr, de ello depende el que lo consigas, recuerda que “No hay viento favorable para quien no sabe a donde va”, decir: “Quiero bajar de peso” es un buen propósito. Declarar: “Voy a bajar ocho kilos en diez  meses” lo convierte en meta.

Revisa que tu meta sea retadora pero realista. Si no es retadora puede que le falte motivación, si no es realista, seguramente sólo producirá frustración y terminará por ser abortada.

Un aspecto indispensable para el logro de metas, es ponerlas  por escrito en un plan de acción que establezca: Qué hacer, cómo hacerlo, por dónde comenzar,  en cuánto tiempo lo vas a lograr, a qué te  comprometes.  De esta forma  estableces  indicadores y puedes medir progresos. Esto no significa que ha quedado escrita en piedra, es decir, mientras avanzas,  puedes replantear tus metas por otras que te resulten más significativas.  Por último, es importante que reconozcas tu esfuerzo, así que establece cuál será tu premio cuando logres el objetivo.

Nuestras metas son producto de nuestros pensamientos y pueden materializarse en una nueva realidad, si tenemos la fortaleza y la voluntad para llevarlos a cabo.

Tú decides
“Hasta el día de hoy, has vivido buscando una causa del por qué no
te salen bien las cosas. Tener siempre “una buena razón” para justificarte es fácil, pero nunca te conducirá al logro de tus objetivos.
Aceptar y ejercer tu responsabilidad personal implica deshacerte del salvavidas que medio te mantiene a flote y probarte que eres capaz
de hacerlo por ti mismo y más aún, que eres capaz de avanzar en
la dirección que tú deseabas.

¡TÚ DECIDES!
Si sigues responsabilizando a los demás de tus desventuras y permites que un “así soy yo, ¿qué quieres que haga?” te detenga y
continúas actuando conforme a lo que te indican los demás y aceptas
que otras personas sean las que te digan qué está bien y qué está mal:
¡Por favor, no te quejes cuando no consigas lo que quieres!
Las personas, aún las que te aman, no saben a dónde vas.

¡ESA DECISIÓN ES SÓLO TUYA!
Ejercerla es aceptar que tu vida tiene una razón de ser y que es
tu responsabilidad crearla, como tuya será también la satisfacción
de haberla alcanzado”.

Anónimo

Un Comentario

  1. ELIAS CONTRERAS V. dice:
    Lunes, enero 10, 2011 at 8:53pm

    Agradesco los pensamientos y reflesiones
    para ayudar a. anlisarse uno mismo.
    los logros son actitudes de cada ser y podemos almirar muy pocos en relacion con la cantidad de seres que somos pero la persistencia nos traera grades canvios para vien de toda la humanidad.

    QUE DIOS VENDIGA A DIOS.

    Responder

Escribe un comentario

Tú email es confidencial. Los campos requeridos están marcados con *

  1. *