Recibe nuestra información en tu correo

Al inscribirte a nuestro newsletter, recibirás nuestras fechas de cursos, tips, artículos y notas de interés directamente en tu correo electrónico.

Síguenos en:

Grupo Esco en Facebook    Grupo Esco en Twitter    RSS Noticias y articulos en Grupo Esco

Regístrate en el Newsletter

Para ver este contenido se requiere Flash Player 9

¡Piensa diferente!

Publicado el 08/11/11 Sin Comentarios

Por Sandra Ocampo y Ana Ocampo

“Piensa diferente”  fue el eslogan de una exitosa campaña de Apple, que representa fielmente  la filosofía de su creador.  ¿Qué hacía diferente a Steve Jobs? ¿Cómo logró su sorprendente éxito y mantenerse productivo durante los siete años que padeció cáncer de páncreas?  Partiendo  de su propio discurso y acorde a la visión del coaching,  su éxito tuvo como base “pensar diferente, ensayar posturas novedosas para enfrentar las diferentes situaciones que vivió, cimentar sus acciones en creencias potencializadoras.

Independientemente a la idea estereotipada que tengamos de un genio, lo que les distingue es un no estar de acuerdo, revelarse ante el estatus quo y parafraseando a Nietzsche, ellos luchan para no ser  absorbidos  por la tribu, tienen metas claras y sed de futuro,  le dan la vuelta a las circunstancias y las resuelven con una mejor idea, en términos de coaching, reencuadran los acontecimientos, no sólo son personas flexibles, sino plásticas, es decir, incorporan el aprendizaje a su estructura y no regresan al mismo lugar.  Son personas resilentes y como dice la campaña de Apple, piensan diferente, inventan, imaginan, crean, exploran.

Del discurso que Steve Jobs pronunció el 12 de Junio del 2005 en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford, resalto tres aspectos que desde el coaching resultan trascendentales para  ser exitosos.

  • Encontrar mi pasión, lo que le da sentido a mi vida.
  • Disolver los juicios o creencias que no son míos para ser quien yo decido ser.
  • Vivir con la conciencia de que la única certeza que tengo en la vida, es que voy a morir, aunque desconozca la fecha.

 A continuación cito grandes fragmentos del discurso de Job ¿Tú que resaltas?
¿Qué puedes tomar de su experiencia para enriquecer la tuya?

 “Me siento honrado de estar con ustedes hoy en su ceremonia de graduación en una de las mejores universidades del mundo. Yo nunca me gradué de una universidad. La verdad sea dicha, esto es lo más cerca que he estado de una graduación. Hoy deseo contarles tres historias de mi vida. No es gran cosa. Sólo tres historias.

 La primera historia se trata de conectar los puntos

A los 17 años fui a la universidad. Sin embargo, ingenuamente elegí una universidad casi tan cara como Stanford y todos los ahorros de mis padres, que eran de clase obrera, se gastaron en mí matrícula. Después de 6 meses yo no era capaz de apreciar el valor de lo anterior. No tenía idea de lo que quería hacer con mi vida y no tenía idea de la manera en que la universidad me iba a ayudar a deducirlo. Y aquí estaba yo, gastando todo el dinero que mis padres habían ahorrado durante toda su vida. Así que decidí retirarme y confiar en que todo iba a resultar bien. Fue bastante aterrador en ese momento, pero mirando hacia atrás fue una de las mejores decisiones que tomé. Apenas me retiré, pude dejar de asistir a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a asistir irregularmente a las que se veían interesantes. No todo era romántico. No tenía dormitorio, así que dormía en el piso de los dormitorios de mis amigos, llevaba botellas de Coca a los depósitos de 5 centavos para comprar comida y caminaba 11 kilómetros cruzando la ciudad todos los domingos en la noche para conseguir una buena comida a la semana en el templo Hare Krishna, me encantaba.

La mayor parte de las cosas con que tropecé siguiendo mi curiosidad e  intuición resultaron ser inestimables posteriormente. Les doy un ejemplo: En ese tiempo la Universidad de Reed ofrecía quizás la mejor instrucción en caligrafía del país. Todos los afiches, las etiquetas de todos los cajones estaban bellamente escritos en caligrafía manuscrita.  Debido a que me había retirado y no tenía que asistir a las clases normales, decidí tomar una clase de caligrafía. Aprendí de los tipos serif y san serif, de la variación de la cantidad de espacio entre las distintas combinaciones de letras, de lo que hace que la gran tipografía sea lo que es. Fue hermoso, histórico, artísticamente sutil, de una manera en que la ciencia no lo logra capturar y lo encontré fascinante. Nada de esto tenía una esperanza de aplicación práctica en mi vida. No obstante, diez años después, cuando estaba diseñando la primera computadora Macintosh, todo tuvo sentido para mí.  Fue la primera computadora con una tipografía hermosa. Si nunca hubiera asistido a ese único curso en la universidad, la Mac nunca habría tenido múltiples tipografías o fuentes proporcionalmente espaciadas. Además, puesto que Windows sólo copió la Mac, es probable que ninguna computadora personal lo tuviera.

Por supuesto era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en la universidad. Sin embargo, fue muy, muy claro mirando hacia el pasado diez años después… tienen que confiar en que los puntos de alguna manera se conectarán en su futuro. Tienen que confiar en algo – su instinto, su destino, su vida, su karma, lo que sea. Esta perspectiva nunca me ha decepcionado y ha hecho la diferencia en mi vida.

 Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida

Yo fui afortunado – descubrí lo que amaba hacer temprano en la vida.

Woz y yo comenzamos Apple en el garaje de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos duro y en 10 años Apple había crecido a partir de nosotros dos en un garaje, transformándose en una compañía de US$2 mil millones de dólares con más de 4.000 empleados. Recién habíamos presentado nuestra más grandiosa creación – la Macintosh – un año antes y yo recién había cumplido los 30. Y luego me despidieron. ¿Cómo te pueden despedir de una compañía que tú iniciaste? Bien, debido al crecimiento de Apple contratamos a alguien que pensé que era muy talentoso para dirigir la compañía conmigo, los primeros años las cosas marcharon bien. Sin embargo, nuestras visiones del futuro empezaron a desviarse y finalmente tuvimos un tropiezo. Cuando ocurrió, la Junta Directiva lo respaldó a él. De ese modo a los 30 años estaba fuera. Y muy publicitadamente fuera. Había desaparecido aquello que había sido el centro de toda mi vida adulta, fue devastador. Por unos cuantos meses, realmente no supe qué hacer… Fue un absoluto fracaso público e incluso pensaba en alejarme del valle (Sillicon Valley). No obstante, lentamente comencé a entender algo – Yo todavía amaba lo que hacía. El revés ocurrido con Apple no había cambiado eso ni un milímetro. Había sido rechazado, pero seguía enamorado. Y así decidí comenzar de nuevo. En ese entonces no lo entendí, pero sucedió que ser despedido de Apple fue lo mejor que podía haberme pasado. La pesadez de ser exitoso fue reemplazada por la liviandad de ser un principiante otra vez, menos seguro de todo. Me liberó para entrar en una de las etapas más creativas de mi vida.

Durante los siguientes cinco años, comencé una compañía llamada NeXT, otra compañía llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que se convirtió en mi esposa. Pixar continuó y creó la primera película en el mundo, animada por computadora, Toy Story y ahora es el estudio de animación más exitoso a nivel mundial. En un notable giro de los hechos, Apple compró NeXT, regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT constituye el corazón del actual renacimiento de Apple. Además, con Laurene tenemos una maravillosa familia.

Estoy muy seguro de que nada de esto habría sucedido si no me hubiesen despedido de Apple. Fue una amarga medicina, pero creo que el paciente la necesitaba. En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No pierdan la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tienen que encontrar eso que aman. Y eso es tan válido para su trabajo como para sus amores.

La tercera historia es sobre la muerte

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo así: “Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día tengas la razón”. A mí me impresionó y desde entonces, durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?” Si la respuesta ha sido “No” por varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo. Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida. Porque casi todo – todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso – todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solamente aquello que es realmente importante. Recordar que van a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienen algo que perder. Ya están desnudos. No hay ninguna razón para no seguir a su corazón.

Casi un año atrás me diagnosticaron cáncer. Me hicieron un scanner a las 7:30 de la mañana y claramente mostraba un tumor en el páncreas. Yo ni sabía lo que era el páncreas. Los doctores me dijeron que era muy probable que fuera un tipo de cáncer incurable y que mis expectativas de vida no superarían los tres a seis meses…luego, al  atardecer me hicieron una biopsia, introdujeron un endoscopio por mi garganta a través del estómago y mis intestinos, pincharon con una aguja mi páncreas y extrajeron unas pocas células del tumor. Estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me contó que cuando examinaron las células en el microscopio, los doctores empezaron a llorar porque descubrieron que era una forma muy rara de cáncer pancreático, curable con cirugía. Me operaron y ahora estoy bien. Fue lo más cercano que he estado a la muerte y espero que sea lo más cercano por unas cuantas décadas más.

Al haber vivido esa experiencia, puedo contarla con un poco más de certeza que cuando la muerte era un útil pero puramente intelectual concepto: Nadie quiere morir. Incluso la gente que quiere ir al cielo, no quiere morir para llegar allá. La muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y es como debe ser porque la muerte es muy probable que sea la mejor invención de la vida. Es el agente de cambio de la vida. Elimina lo viejo para dejar paso a lo nuevo… Su tiempo es limitado, así que no lo malgasten viviendo la vida de otra persona. No se dejen atrapar por dogmas – es decir, vivir como otros piensan que deberían vivir –. No permitan que el ruido de las opiniones ajenas silencie su propia voz interior. Y más importante aún, tengan el valor de seguir a su corazón y a su intuición, ellos ya saben de alguna manera lo que realmente quieren llegar a ser. Todo lo demás es secundario.

Escribe un comentario

Tú email es confidencial. Los campos requeridos están marcados con *

  1. *